viernes, 2 de marzo de 2007

El Sexo ¿un motivo de discriminación?

¿Qué es la discriminación?
La discriminación es la acción de separar, de dividir, de mantener aislado a quien se considera diferente. Es privar a alguien, debido a su diferencia, de gozar de los mismos derechos que el resto de las personas.
Discriminar es no aceptar las diferencias, pretender que todos sean iguales a uno, acercarse sólo a aquellos idénticos a uno y cerrar espacios de intercambio social, entre personas o entre grupos.
Existen diversos aspectos para "clasificar" a los otros: la raza, la religión, la nacionalidad, la ideología, la opinión política, el sexo, la posición económica, la condición social, algunas características físicas, la discapacidad, una enfermedad, etc.
Existen formas muy evidentes de discriminación, cuya intolerancia llega a la violencia, a la búsqueda de la destrucción física del otro. Por ejemplo, las diferencias raciales o religiosas han producido, y producen aún hoy, guerras entre los pueblos. Y también hay formas de discriminación sutiles, donde toda característica que no responda a los modelos llamados "normales" y aceptados en la sociedad, es motivo de segregación, incluso la apariencia física.
Los jóvenes viven muchas veces la discriminación en los lugares bailables porque su vestimenta no es la "adecuada", o cuando buscan trabajo porque son, justamente, jóvenes, o porque tienen ideas innovadoras y se animan a pensar diferente de la gran mayoría.
Se dice entonces de alguien que es "anormal" porque no se ajusta a las "normas" fijadas socialmente. Sin embargo, las normas no son pautas fijas, "naturales ", inamovibles. Se construyen en cada cultura históricamente, dentro de contextos determinados y responden a modelos sociales, hábitos, costumbres, modas, sistemas de creencias.
Muchos grandes pensadores o políticos que transformaron el mundo de las ideas e hicieron importantes aportes a la humanidad fueron "anormales", crearon formas nuevas, y por eso fueron discriminados, segregados de su entorno social.
El Sexo, ¿un motivo de discriminación?
Una de las pautas, de las normas que generalmente se consideran fijas y establecidas, son las características relacionadas con el sexo, es decir cómo debe ser un varón y cómo debe ser una mujer, las cosas que pueden hacer y las que no pueden hacer de acuerdo con su sexo, los roles que deben cumplir en la familia, en el trabajo, en la sociedad.
A veces, ser varón o ser mujer funcionan como estereotipos, es decir, como formas rígidas que se presentan de una sola manera y para siempre. Con frecuencia, cuando varones y mujeres salen de esos estereotipos y se proponen ocupar otros roles, realizar trabajos o actividades que generalmente realiza el otro sexo, son discriminados.
Por ejemplo, el hecho de ser mujer puede ser motivo de discriminación para ocupar cargos jerárquicos en una empresa, o el tener hijos para trabajar.
Por su parte, un varón puede ser discriminado sexualmente si pretende ser maestro en un jardín de infantes.
Esos estereotipos o modelos rígidos se van transmitiendo de una generación a otra, se enseñan y se aprenden, se incorporan desde los primeros años de vida a través de formas de vida, de actitudes, de aquello que se dice.
Todavía hoy escuchamos:
- "No tenés que llorar. ¿No sabés que los hombres no lloran?"
- "¿Cómo te vas a trepar a un árbol?, las nenas no hacen esas cosas."
- "Para una mujer no es tan importante estudiar, total después se casa, se dedica a los hijos..." - "Los varones son inteligentes, pueden estudiar algo que les dé una buena posición económica y después encontrar una esposa, tener hijos..."
Y muchas otras frases que dan cuenta de modelos tradicionales: el varón activo, fuerte, tomando decisiones, dedicado al trabajo, independiente, inteligente. La mujer pasiva, dependiente, dedicada a la casa y los hijos, ajena a tareas intelectuales o sólo interesada en su aspecto físico.
Si miramos a nuestro alrededor veremos que estos modelos hoy han cambiado. Muchos hombres y mujeres comparten diversas tareas, sostienen juntos económicamente el hogar, ambos se ocupan de los hijos, una y otro pueden dedicarse a trabajos intelectuales, manuales o artísticos.
Varones y mujeres sienten, se emocionan, lloran, necesitan afecto y el acompañamiento de un otro. Ambos pueden ser por momentos activos y pasivos, dependientes e independientes.
Antes de pensar que pertenecemos a sexos opuestos y discriminamos unos a otros, podríamos pensamos como seres humanos diferentes, que compartimos muchas cosas y nos complementamos en algunos aspectos, que podemos convivir sin enfrentarnos por ocupar el mismo lugar, respetándonos en nuestras diferencias.
Existe también la discriminación de las personas homosexuales. Creemos que nadie puede ser juzgado, señalado, marginado, por la forma en que vive su sexualidad.
Antes que definir a una persona como homosexual o heterosexual, sería importante valorar su condición de ser humano, su capacidad para vincularse con os demás, su habilidad para desempeñarse en un trabajo.
Nadie es cuestionado, al ingresar en un trabajo, o al incluirse en un grupo de amigos, por su forma de desarrollar la sexualidad. ¿Por qué sucede esto en el caso de las personas homosexuales?
Creemos que ninguna persona puede ser definida por uno solo de sus rasgos o aspectos. Cada uno de nosotros somos seres que incluimos diversas facetas y que, ante todo, somos personas.
¿Qué hacer frente a la discriminación?
Ante todo es indispensable comprender que la discriminación es un hecho muy difundido, que sucede con mucha frecuencia y que no es ajeno a nosotros mismos. Aunque no nos demos cuenta, no es difícil que protagonicemos situaciones de discriminación, siendo discriminados o discriminando.
Por ejemplo, ¿qué hacemos si alguien nuevo entra en el colegio y quiere integrarse a nuestro grupo? ¿Ponemos apodos y llamamos a las personas por sus características físicas aunque eso las haga sentirse agredidas? ¿Intentamos conocer a todos nuestros compañeros o sólo a aquellos que creemos parecidos a nosotros? ¿Dejamos de lado a los que tienen algunas dificultades?
Es importante reconocer que también se discrimina a través del olvido, de la indiferencia, del desconocimiento.
El primer paso es tomar conciencia de que esto sucede con frecuencia.
Es importante que podamos reflexionar a solas o en grupo acerca de nuestras actitudes y las de los demás frente a las diferencias. ¿Las aceptamos, respetamos que otros tengan otras características o formas de vida, nos produce rechazo, odio, competencia o las miramos con desprecio?
Luego, sería importante construir entre todos formas de pensar no discriminatorias:
- Ante cada situación podemos hablar, escuchar a los otros, respetar los diversos puntos de vista. Crear espacios para pensar juntos en libertad, en la escuela, en los grupos de amigas, en nuestra propia familia.
- Si los seres humanos tenemos tendencia a rechazar todo lo diferente de nosotros mismos, intentemos acercarnos a quienes son distintos y comprender sus formas de vida, preferencias, sus sistemas de valores. ¿Por qué pensar que sólo mi forma de ver las cosas es la verdadera?
- Si presenciamos o nos enteramos de cualquier acto de discriminación podemos desarrollar acciones para que ese hecho deje de producirse. Podemos unirnos y buscar formas creativas de mostrar que la discriminación nos afecta a todos.
Entre esas acciones existe la posibilidad de acudir a la ley. (En Argentina) la Ley 23.592 contra los actos discriminatorios dice en su Artículo 1ro: "Quien arbitrariamente impida, obstruya, restrinja o de algún modo menoscabe el pleno ejercicio sobre bases igualitarias de los derechos y garantías fundamentales reconocidos en la Constitución Nacional, será obligado, a pedido del damnificado, a dejar sin efecto el acto discriminatorio o cesar en su realización y a reparar el daño moral y material ocasionados.
A los efectos del presente artículo se consideran particularmente los actos u omisiones discriminatorios determinados por motivos tales como raza, religión, nacionalidad, ideología, opinión política o gremial, sexo, posición económica, condición social o caracteres físicos."

(Fuente: Salud, sexualidad y VIH-sida. Actualización para el debate con los docentes. COORDINACION SIDA / SECRETARIA DE SALUD DIRECCION DE CURRICULA / SECRETARIA DE EDUCACION, Gob.Buenos Aires, Argentina Marzo 2003)

(Imagen: Auto-Portrait (Tamara in the Green Bugatti), 1925 de Tamara de Lempicka, (María Gorsca))

2 comentarios:

Simón Sajer dijo...

Hola, ... Estoy de acuerdo en gran parte con lo manifestado en el artículo. Pero un homosexual es un homosexual y un heterosexual es un heterosexual, la condición de ser humano creo que nadie la pone en duda. La forma de desarrollar su sexualidad es diferente y esto involucra valores, moralidad y principios de vida. El matrimonio por ejemplo es exclusividad del heterosexual, la familia la constituye un hombre (el padre), una mujer (la madre) y los hijos. La familia es la célula de la sociedad, no puede constituir una familia alguien que haga el papel de hombre y otro del mismo sexo que haga el papel de mujer, además que la reproducción es imposible. Que hay que ser tolerante con los homosexuales, que hay que ayudarles a ser parte de nuestra sociedad es otra cosa. Creo que en este caso no se trataría de discriminación, es una cuestión de moral, de principios. Hasta pronto.

jeffrey dijo...

con relaci{on a lo anterior...la forma de desarrollar la sexualidad (sea homosexual o heterosexual)es en sí diferente para todas las personas, ya que tenemos diferencias sociales, culturales, dogmáticas, contextuales diferentes...y esto involucra diferentes formas de ver los valores, la moralidad y los principios de vida. la homosexualidad no busca un matrimonio heterosexual (ya que bastante detereorado lo tienen. se busca un reconosimiento de la libertad de decisión sobre a quien yo quiero amor y formar un nucleo de familia diferente. la unión entre personas del mismo sexo no es un imitar a la heterosexualidad, no continuamos el juego de poder y subordinación, somos un hombre y un hombre o una mujer y una mujer. y punto. la decisión de la homosexualidad supone evidentemente una imposibilidad de reproducción (ni tontos (as) que fueramos). pero existen las exepciones; por ejemplo la maternidad por inseminación...todo un logro.por ultimo no necesitamos que nos ayuden a ser parte de la sociedad heterohomogenizadora e irespetuosa, nosotros estamos tratando de introducirlo a un lugar en donde se respeta la forma de opinar y ver el mundo... con la libertad de construir cultura y la cultura que se quiera... ya que somos parte y hacemos sociedad. se conoce comunmente a heterosexuales de conductas inmorales y carentes de principios; por lo tanto esto no es caracteristico ni esclusivo de una referencia sexual... sino, de un deseo de construir sociedades justas y armoniosas con todas las diferencias o los diferentes a mi.